nov
16
2013

2013 ESH/ESC Guía Europea de Hipertensión Arterial (Resumen en Español)

El anuncio hace unos meses de la aparición de una nueva Guía de las
Sociedades Europeas de Hipertensión y de Cardiología fue, como siempre,
bien recibido. Sin embargo, había una actitud de cierto escepticismo sobre su
oportunidad. La Guía anterior era del año 2007, pero en el 2009 hubo una
Actualización llena de matizaciones sobre todo acerca de los objetivos de
control de la presión arterial (PA) que se volvieron más flexibles. La publicación
del estudio ONTARGET (NEJM 2008) fue decisiva. En los últimos cuatro años
aunque han aparecido muchos subestudios de importantes ensayos previos,
apenas se ha publicado estudios randomizados de gran magnitud ni tampoco
grandes meta-análisis.
La Guía 2013 ofrece, no obstante, aspectos nuevos que creemos son
relevantes.
Por primera vez, las principales cuestiones sobre el diagnóstico y el tratamiento
se presentan con su nivel de evidencia: A, datos derivados de múltiples
ensayos randomizados o meta-análisis. B, un sólo ensayo randomizado o
estudios amplios no randomizados. C, opiniones de expertos. Y el grado o
clase de recomendación: I, recomendado e indicado. IIa debería ser
considerado. IIb, podría ser considerado. III, no es recomendado. Sólo el 24 %
de las propuestas tienen, conjuntamente, un nivel de evidencia A y clase de
recomendación I. Como en gran parte de las guías médicas los acuerdos están

basados sobre todo en opiniones de expertos y son por tanto falibles. Este
hecho es reconocido en la Introducción y apoya el concepto de que es una guía
educacional y no prescriptiva. Hay que destacar que se ofrecen 18 bloques de
recomendaciones todas con su grado y con el nivel de evidencia. También con
las citas bibliográficas en las que se amparan. En este resumen se incorporan,
entre paréntesis, los niveles de evidencia en algunos de los cambios que
propone esta nueva guía.

Estimamos que de los numerosos aspectos que se citan como nuevos (en total
18) los dos más destacados serían:
1) Que el objetivo de reducción de la PA sistólica (PAS) se concreta en < 140
mmHg tanto en pacientes con alto como en los que tienen un menor riesgo
cardiovascular (CV). Se aquí incluyen pacientes diabéticos y con enfermedad
renal crónica (ERC).
2) Se revisan de modo más flexible las recomendaciones para el tratamiento de
la hipertensión arterial (HTA) en el anciano (reducir la PAS a niveles 140-150
mmHg).
Estas y otras modificaciones y puntualizaciones enmarcan una Guía que en su
conjunto nos parece más flexible, más sencilla y más próxima al quehacer
clínico habitual.
Por lo demás sigue la tradición de exhaustividad y rigor de las precedentes en
2003 y 2007. La extensión es de 78 páginas (83 en 2007) y 735 citas
bibliográficas (825 en 2007). Los aspectos más relevantes quedan bien
resumidos en las 17 tablas, 5 figuras y sobre todo en los 18 bloques de
recomendaciones ya citados que son completamente originales.
En su redacción han participado 40 revisores. El tiempo de escritura se ha
prolongado durante 18 meses por las numerosas correcciones y sucesivas
incorporaciones de estudios.

Para leer el articulo original has click aqui.

Para leer el resumen en español has click aqui.

 

 

Sobre el autor:

Reportar Enlaces Rotos

Deja un comentario

You must be logged into post a comment.